Tipos de piel para tapizar un sofá: piel espesorada y piel flor

En Moradillo sabemos que la elección del material en el momento de comprar un sofá se puede convertir en un auténtico rompecabezas. Cada tejido tiene sus ventajas y condicionantes además de un valor práctico y estético. Hoy, te enseñamos la importancia del tapizado en el proceso de creación de un sofá y sus múltiples posibilidades, principalmente en la elección de un buen material como es la piel.

Por definición, tapizar es forrar con tela u otro material un asiento u otro tipo de mueble. En el proceso de creación de un sofá Moradillo, el tapizado es una fase esencial en la que el cliente decide entre una amplia variedad de tejidos y nuestros artesanos fabrican un sofá perfecto y a su medida. La calidad de los materiales y las técnicas empleadas para su fijación serán determinantes para lograr un resultado profesional en el tapizado de cualquier asiento. Además, esto cobra aún mayor importancia con el paso de los años, ya que si no se hace bien disminuirán los años de vida de tu sofá.

Existen infinidad de materiales posibles para el tapizado: desde los tejidos naturales, muy de moda este 2019, como los tejidos tecnológicos o los sintéticos, pero la piel sigue siendo todo un clásico que nunca pasa de moda. Los sofás tapizados en piel se adaptan mejor al cuerpo proporcionando calidez y comodidad aunque la variedad de pieles existente es tan diversa que conllevan el mismo resultado. Tenemos pieles naturales como la pura anilina o el Nobuk o piel vuelta, y las pieles artificiales. Pero las pieles por excelencia para un buen tapizado son la piel flor y la piel espesorada.

Piel flor: es como el vino, mejora con los años

Flor, así es como se le conoce a la capa de la dermis de la que se extrae la piel de mejor calidad. Hablamos de la piel más natural y exquisita ya que es una piel curtida que prácticamente no ha recibido ningún tratamiento adicional. Por este motivo, en este tipo de pieles es más frecuente distinguir variaciones de textura y cicatrices u otras marcas naturales. Lo que denota gran autenticidad. Permite la transpiración y, siempre que se cuide correctamente, tendrá un magnífico envejecimiento ya que va ganando aún más belleza con el paso de los años. Eso sí, requiere un mayor mantenimiento y cuidado que otro tipo de pieles.

Piel espesorada: práctica y fácil de conservar

Se trata de piel natural, genuina y de calidad, no de un subproducto como el serraje o crosta, ni de ecopiel, polipiel, similpiel o cualquier otro derivado sintético. Su característica más destacada es a la vez lo que juega en su contra. Y es que la piel espesorada cuenta con unos tratamientos en su superficie que, además de corregir pequeñas imperfecciones propias de la piel, le aporta una mayor practicidad y facilidad de conservación. Pero justo por esto, para los amantes de la piel más pura, pierde un grado de su característica autenticidad y ve limitada su capacidad de transpiración.

 

Como habrás podido comprobar, en la elección del tapizado para tu sofá, las posibilidades son infinitas y, por lo tanto, informarse es la mejor opción para dar en el clavo. Si estás pensando en comprar un sofá que se adapte a tus necesidades, en Moradillo podemos asesorarte y hacer de tu sofá soñado una realidad. Ponte en las mejores manos y apuesta por la calidad y el trabajo artesanal.