Altura Patas Sofá

La altura de las patas: sofás de pata baja vs. sofás de pata alta

Cuando elegimos un sofá estamos acostumbrados a seleccionar el tamaño, el color o el acabado de
la tapicería pero, ¡hay muchos más detalles importantes a la hora de diseñar tu sofá de ensueño! La altura de las
patas es un detalle estructural que tiene un efecto directo en el acabado del sofá, ¿eres más de
sofás de pata alta o de sofás de pata baja? Analizamos sus diferencias y te damos algunos consejos
para elegir el sofá perfecto para tu salón o despacho.

Las patas de un sofá son el punto de contacto entre el mueble y el suelo. Son las encargadas de
soportar el peso del sofá y de proteger el tapizado de este de los roces con el suelo. Pero, además de
esto, tienen una función adicional decorativa, la cuál puede hacer cambiar totalmente el aspecto y
estilo de tu sofá entero.

Hay una distinción básica entre los diferentes tipos: la altura de las patas de tu sofá. Por un lado, nos
encontramos los sofás de pata baja que suelen tener mayor grosor; y por otro lado, los sofás de
pata alta, que normalmente son algo más finas.

Los sofás de pata baja o a ras del suelo son característicos de la decoración nórdica, hacen del salón
que visten un lugar mucho más acogedor y con esencia de hogar. Además, al estar prácticamente
sobre el propio suelo (o al tener patas muy cortas), tienen una gran ventaja: ¡no hay que
preocuparse por el polvo que se acumula debajo!
Por otro lado, los sofás con pata alta dan aspecto de esbeltos y sensuales. Son sinónimo de clase,
estilo y elegancia. Son propios de un estilo de decoración británico y parisino, teniendo sus patas a
veces incluso volutas u otros detalles sofisticados y barrocos. Su punto negativo más destacado, sin
duda alguna, es contrario a la ventaja que hemos mencionado sobre los sofás de pata baja: la
suciedad que se acumula entre el sofá y el suelo. Esto se debe a dos motivos: es un espacio sin
utilidad que por tanto queda olvidado, y es más complicado acceder a él con instrumentos de
limpieza convencionales. De cualquier modo, esto no hace que los sofás de pata alta no sigan siendo
una opción fantástica para tu salón: hoy en día, existen numerosos robots de limpieza que logran
acceder con facilidad a estas zonas más complicadas.

En Moradillo, ofrecemos múltiples opciones y acabados para las patas para todos los gustos: sofás
de pata alta, sofás de pata baja… E incluso, dejando a un lado la altura de las patas, en Moradillo también podrás
encontrar patas hechas de diferentes materiales (metal, madera…) y de diferentes formas (clásicas,
modernas, minimalistas, sofisticadas, discretas…). Nuestra filosofía es ofrecerte la máxima calidad
que proporciona la experiencia de nuestros artesanos, dándote siempre la más variada gama de
opciones para que puedas personalizar tu sofá a la medida de tus gustos y necesidades. Aquí puedes
encontrar toda la variedad de sofás con diferentes patas que tenemos.

Y tú, una vez sabiendo todos sus pros y contras, habiendo visto la gran variedad de opciones que te
ofrecemos y habiendo descubierto la importancia visual y funcional que tienen las patas en un sofá,
¿por qué tipo de altura de las patas te decantas para tu sofá de Moradillo ideal?